regalos especiales

Regalos especiales

Y AHORA, ¿QUÉ LE REGALO?

Esa pregunta nos persigue, nos acecha y aparece ante nosotros cada vez que nos toca regalar algo. A mi me ha pasado en infinidad de ocasiones: al regalarle un regalo a mi pareja -¿hay vida más allá de las cenas románticas, las escapadas a un apartamento con jacuzzi o los complementos y la joyería?-, al regalarle un regalo a un amigo -especialmente si es hombre, ya que la cosa se reduce a libros, relojes o colonia- y cómo no, al regalarle a alguien un regalo del amigo invisible -en este aspecto mi experiencia es nefasta, acumulo en el cajón calcetines, pañuelos, bufandas y tazas (el comercio de las tazas vive de esto, no lo dudo). Regalos especiales, regalos especiales no sabría decir si fueron.

Este año, quizás porque he tenido más tiempo, intenté buscar por algunas webs posibilidades, regalos o ideas de esas que dices: “con esto no fallo” y que encima son asequibles al bolsillo. Pero nada más lejos de la realidad…
La gran mayoría de propuestas terminan en el fantástico -e inaccesible- mundo de las manualidades. Y no será porque no lo he intentado. Pero me deprimo al ver el resultado. ¿Por qué parece tan sencillo en el enunciado, en la imagen y en el vídeo y a mi me queda tan horriblemente mal? Me pasaba lo mismo viendo Art Attack y Bricomanía, lo que me ha llevado a aceptar mi incapacidad para la creación artística propia. Y sé que muchos de los que me leéis ahora mismo pertenecéis a mi club, a mi gremio. Pero eso no nos aparta de la idea de conseguir regalos especiales.

Otros, en cambio, por tener no tenéis ni tiempo -y a veces ni ganas, que todo es respetable- para poneros a buscar, pensar y crear un regalo. Por eso preferís rastrear por Google en busca de alguna web de regalos donde vuestra única tarea sea elegir el producto, pagar y esperar en casa a recibirlo. Y visto así, es un gran plan.

Pero algo que suele ocurrir, y que sobre todo ocurre cuando el receptor del regalo es apreciado y querido por nosotros, es que hay una necesidad vital de agradarle, de sorprenderle y de buscar un regalo original, diferente, motivador. En definitiva, un regalazo que no olvide, que le encante y encima que nos suponga un desembolso económico aceptable y poco trabajo. Y todo eso, es posible.

Llevamos algunos meses desarrollando diversos planes para parejas o grupos, así como bonos de regalo y son ya decenas las personas que han comprado y regalado los bonos tanto para cumpleaños, como para el día del Padre o de la Madre, como para amigos invisibles o comuniones. Porque los planes que Enigma Experience ofrece cumplen el concepto de regalos especiales y se adaptan al perfil y la necesidad del cliente. En pocas palabras: tenemos lo que buscas y podemos adaptarlo al receptor al que quieres hacer pasar una experiencia única, divertida e inolvidable.